Desde el pasado 31 de enero, trabajadores de Sidor realizan diferentes actos de protesta, que culminaron los pasados  4 y 8 de febrero  con una manifestaciones masivas ante la sede de la CVG que congregaron a  trabajadores de otras empresas de Guayana, como a  jubilados y pensionistas.

 El hartazgo de los trabajadores ante la situación laboral que atraviesan les impulso a la lucha demandando  un salario digno, pues  la segunda quincena de enero no superaron  los 10 dólares. En un país donde un trabajador necesita ocho salarios y medios para adquirir un sobre de leche en polvo de 900 gr en un supermercado estos son salarios de hambre. Su situación se agrava ante el impago de  las utilidades completas de diciembre, unido a las  precarias condiciones de seguridad en el trabajo que lleva a graves accidentes laborales poniendo en riesgo la vida de los trabajadores. Ya en agosto del 2020 trabajadores de las industrias básicas de Guayana protestaron al cumplirse dos años del incumplimiento de los contratos colectivos y la eliminación de las tablas salariales en todas las filiales de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG). Los trabajadores han sido los grandes perjudicados ante el cierre de la planta por la pandemia y temen que la situación actual de paralización de la producción conduzca a nuevas privatizaciones en las empresas públicas de Guayana.

La respuesta de la dirección de la empresa a manos de su presidente de Sidor,  Nestor Astudillo  ha sido  intentan criminalizar la lucha señalando como delincuentes terroristas, sabotaje de la derecha, a los que luchan y  preparando el camino para  el  amedrentamiento contra los trabajadores e intimidarlos ,  metiendo los cuerpos represivos del estado dentro de la empresa, amenazándolos para que no denuncien y  sumado a las amenazas de despidos,  e incluso de cárcel a las que son sometidos.

Esta lucha está contando con una amplia solidaridad en Guayana con los trabajadores y las trabajadoras de las otras empresas básicas. Aunque luchar y movilizarse es un problema del conjunto de la clase trabajadora de Venezuela ante la arremetida represiva del gobierno. Recientemente hubo protestas y movilización de los trabajadores de cemento Vencemos adscrita a la Corporación “Socialista” del Cemento contra la humillación e irrespeto contra ellos entre otras cosas, los trabajadores de la empresa Alimentos Kellogg’s S.A. en la ciudad de Maracay del estado Aragua también protestaron por los bajos salarios y un largo etc. Muchos dirigentes sindicales y sociales luego de las protestas, reuniones o asambleas son detenidos en el camino a sus casas o en sus propias casas. Tienen a sindicalistas en juicios militares, algo que hasta en la constitución de 1999 está prohibido. Sencillamente atacan a todo aquel o aquella que critique el giro derechista del gobierno o intente impulsar la lucha de los trabajadores por la mejora de sus condiciones de vida.

Los trabajadores de Sidor han estado movilizándose unificadamente con los trabajadores del resto de las empresas básicas de Guayana y están haciendo un llamado a la unidad. La APR debe intervenir decididamente en esta lucha para impulsarla y dotarla de un programa de lucha que partiendo de la lucha por la mejora salarial y defensa de las condiciones de vida y trabajo amplié sus reivindicaciones en la lucha por el autentico socialismo y poder de la clase obrera contra  los capitalistas, burócratas y el giro derechista del gobierno de Maduro.

La defensa del salario que debe ser superior a la canasta básica alimentaria.

El rescate de los convenios colectivos.

Implementos de seguridad en el trabajo.

No más jubilaciones y despidos por hacer críticas.

Fuera los cuerpos armados del estado de las empresas.

Por el autentico control obrero  fuera los burócratas de la empresas, basta de privatizaciones y entregar empresas al capital Chino, Irani o Ruso.


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');