La clase obrera debe tomar el poder para salvar la revolución y acabar con la corrupción

Desde el Pasado martes 08 de noviembre los obreros de varias empresas ubicadas en Barcelona, Estado Anzoategui, han venido realizaron un magnifico despliegue de acciones, interviniendo en los actos del PSUV con Diosdado Cabello, en el Evento de los CPT, etc. En las adyacencias del Programa “Con el Mazo Dando” entregaron varias carpetas solidarizándose e informando la situación laboral de Polar, L'Ancora, Macusa, Salbahia, Cordagro, Mitsubishi, entre otras,   protestando en la Inspectoría del Trabajo, en Radios Regionales y enviando Notas de Prensa por las Redes Sociales denunciando ante los altos funcionarios de gobierno la grave problemática que están viviendo, por intentar luchar contra el saboteo económico de los empresarios, que abiertamente dicen ser apoyados por el gobierno del presidente Nicolás Maduro desde el Ministerio del Trabajo y en los Consejos Presidenciales de Economía Productiva.

Los obreros están dejando pruebas contundentes del saboteo que los empresarios están llevando a cabo, como el acaparamiento de productos en toneladas inmensas, incluso vencidos, amenazas de cierres, incumplimientos laborales, desacato del aumento del salario y cesta ticket, despidos injustificados de trabajadores cooperantes revolucionarios,… Los trabajadores se sienten esperanzados de obtener respuesta y esperan no ser desmoralizados por los principales dirigentes sindicales de la región.

Se observa una escalada agresiva de los empresarios y los quinta-columnas contra la revolución bolivariana, el pueblo y sus trabajadores. Actualmente están siendo amenazados 716 trabajadores con calificaciones de despidos solicitadas por las empresas antes señaladas, entre otras, sin incluir las que se están realizando arbitrariamente, que superan 1200 posibles despidos en toda la región. Han recibido información que preocupa a los dirigentes de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores Anzoátegui (CBST), quienes denuncian la actitud de la Inspectora Jefa, Paulina Fernández, que aparentemente está negociando los despidos por 150.000 bolívares. Al parecer este es el caso de la Empresa SALBAHIA, donde hasta se ha falsificado la firma de la anterior inspectora jefa del trabajo para ejecutar el despido de un delegado de prevención. También se presume de un segundo despido irregular por ensañamiento anti-obrero del patrono.

Los trabajadores hacen un llamado a los dirigentes de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores, para retomar la contraloría social que habían llevado a cabo en las semanas pasadas en la Inspectoría de Trabajo “Alberto Lovera” de Barcelona, asumir acciones en conjunto con la SUNDDE, INPSASEL, GMASS, GOBIERNO REGIONAL para Inspeccionar todas las empresas que están calificando y despidiendo trabajadores, no permitir que los empresarios y la quinta columna destruya la revolución. Proponen que para acabar con la corrupción, todo el poder debe estar en mano de la clase obrera, donde los cargos políticos y de libre remoción (Inspectores Jefes, Directores, entre otros) deben ser de:

1- Elegibilidad y Revocabilidad en inmediata en Asamblea General de Trabajadores.

2- Presentar informe de gestión cada tres 3 meses ante asambleas Generales de Trabajadores,

3- Estar dispuesto asumir tener un salario igual al del funcionario calificado de mayor antigüedad en la institución y ser rotado periódicamente de su cargo.

Los trabajadores plantean seguir a la expectativa de un llamado contundente ante esta situación y las actividades a ejecutar por la CBST-ANZOATEGUI para acabar de una vez con la corrupción en las instituciones como la Inspectoría del Trabajo.