Izquierda Revolucionaria es una organización marxista internacional que defiende un programa para la transformación socialista de la sociedad. Desarrollamos nuestra actividad en los movimientos sociales, en los sindicatos de clase, en las luchas obreras y entre la juventud, exponiendo las ideas del socialismo internacionalista y luchando contra la opresión nacional, de género, contra el fascismo y el racismo. Si quieres unirte a nosotros o conocernos más, por favor envía tus datos y nos pondremos en contacto inmediatamente.

el pueblo toma caracas

 

Si quieres unirte a la Izquierda Revolucionaria envíanos tus datos a la siguiente dirección:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

También puedes enviarnos tus opiniones, artículos o sugerencias

Contra el capitalismo, los recortes y la represión a nuestros derechos

¡Únete a la Izquierda Revolucionaria!

marea roja 16

La humanidad está en un callejón sin salida. Las guerras imperialistas con su reguero de destrucción y muerte, el saqueo y expoliación por parte de las grandes potencias y las multinacionales de las riquezas de los pueblos, la represión contra millones de refugiados que llegan a Europa y son internados en campos de concentración, los ataques a los derechos democráticos o la devastación del medioambiente, por citar algunos ejemplos, muestran la barbarie que se extiende por el planeta. Todo ello mientras la riqueza, tecnología y medios materiales existentes permitirían una existencia digna a la mayoría de la población.

Sólo el pueblo salva al pueblo

Pero la crisis del capitalismo tiene otra cara: golpea la conciencia de millones de trabajadores y jóvenes, impulsando una gran rebelión social, huelgas generales y manifestaciones de masas desconocidas en décadas. La llegada al poder de Hugo Chávez en 1998 y el desarrollo de la revolución bolivariana fue la primera ola de este proceso, continuada por un ascenso de la lucha de clases en toda América Latina (elección de gobiernos de izquierda, huelgas y movimientos de masas, etc.). El auge de la movilización social que vemos actualmente en Europa, la aparición de nuevas formaciones como Syriza y Podemos, la irrupción de Jeremy Corbyn en Gran Bretaña o el movimiento de masas en apoyo a Bernie Sanders en EEUU, muestran el enorme potencial en todo el mundo para transformar la sociedad.

La clase obrera y la juventud constituimos la fuerza más poderosa, sin nuestro permiso es imposible que nada funcione. Pero esa fuerza necesita de una organización y un programa revolucionario. El capitalismo no se puede transformar a base de buenas intenciones. La burguesía y los grandes monopolios no están dispuestos a ceder nada en su afán de acumular beneficios, aunque sea a costa del sufrimiento de millones. A este respecto la experiencia de Venezuela, de países hermanos como Argentina, Brasil, Bolivia o Ecuador, o Grecia tras la elección del gobierno de Syriza, es aleccionadora.

La llegada de gobiernos de izquierda, con un enorme respaldo de masas, abrió la posibilidad de transformar la sociedad. Si esos gobiernos se hubiesen apoyado en los trabajadores y la juventud, nacionalizando la banca y los grandes monopolios, colocando la riqueza de la sociedad bajo el control democrático de la clase obrera y el pueblo, sustituyendo el viejo Estado burgués por otro dirigido por los trabajadores y el pueblo, hubiera sido posible acabar con el capitalismo y despertar una solidaridad inmensa en todo el mundo.

Las ideas de la izquierda reformista, que plantean que es posible mejorar las condiciones de vida de los trabajadores dentro del capitalismo, o avanzar hacia otro modelo de sociedad mediante acuerdos con sectores de la burguesía, han fracasado. La ofensiva contrarrevolucionaria en América Latina, que ya ha conseguido hacerse con el gobierno argentino y brasileño, y amenaza con asaltar el poder en Venezuela, sólo puede ser derrotada rompiendo con el reformismo.

Una sociedad socialista y democrática no caerá del cielo, sólo puede ser el producto de la organización y de la lucha. Los trabajadores y jóvenes que formamos parte de IZQUIERDA REVOLUCIONARIA, y que desde 2003 hemos construido la Corriente Marxista Revolucionaria (CMR) en el seno del Movimiento Bolivariano, participamos de manera militante en la toma de las empresas cerradas por los empresarios y la lucha por la expropiación de estas (INVEVAL, INVEPAL, VIVEX, etc.) así como en la organización del Frente Revolucionario de Trabajadores por el Control Obrero (FRETECO) y en luchas emblemáticas de la clase obrera venezolana como las de MITSUBISHI, SANITARIOS MARACAY, ABASTOS BICENTENARIO.

La clase obrera y el pueblo tenemos fuerza y conciencia suficiente para derrotar la ofensiva de la burguesía y el imperialismo y salvar, completar y extender la revolución. Para ello necesitamos la movilización masiva y unitaria de la clase obrera al frente del conjunto de la población. Sólo el pueblo salva al pueblo.

Únete a Izquierda Revolucionaria en Venezuela y luchemos por:

1.-Subida de salarios igual o superior a la inflación. ¡Ningún despido, recorte o desmejora para los trabajadores y el pueblo!

2.-Expropiación inmediata de toda la banca, empresas estratégicas y latifundios, para que el conjunto de la clase obrera las dirija mediante delegados elegibles y revocables permanentemente, que no cobren más que un trabajador cualificado.

3.- Monopolio estatal del comercio exterior. Ni un dólar más a ningún capitalista. Todas las divisas deben ir a industrializar el país mediante un plan socialista elaborado democráticamente por los trabajadores y el pueblo. Los productos que sea necesario importar deben ser comprados directamente por el estado y distribuidos a precios verdaderamente justos bajo administración de los trabajadores y el pueblo

4.- Expropiación y cárcel para todos los empresarios y burócratas implicados en corrupción y especulación.

5.- ¡Todo el poder económico y político a los trabajadores ya! ¡Abajo la burocracia corrupta! ¡La economía y el Estado deben estar bajo dirección de la clase obrera y el pueblo mediante consejos elegibles y revocables en todo momento! Frente a la Asamblea Nacional burguesa, elección desde los centros de trabajo y barrios de una Asamblea de Delegados Revolucionarios de los trabajadores, campesinos y soldados que aplicar un programa revolucionario.

6.-Depuración del PSUV y el Gran Polo Patriótico de corruptos y burócratas. ¡Fuera los empresarios y cualquiera que explote o reprima a los trabajadores del partido!

7.- Llamamiento a la acción revolucionaria de toda la clase obrera y los pueblos de América Latina y del mundo entero para derrocar el capitalismo.

¡ÚNETE A LA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA! ¡Es el momento de la organización!