En condiciones precarias, pero con la moral en alto, se encuentran 111 trabajadores de la empresa Laboratorios Gamma luego que decidieron paralizar sus actividades al no lograr respuesta por parte del patrono a sus reclamos de cumplimiento de las mínimas condiciones de trabajo. Laboratorios Gamma, con unos 24 años de existencia, inició sus actividades de producción de artículos de limpieza en el estado Carabobo, para luego trasladarse a la calle Falcón del Sector La Maca de Maracay, donde está ubicada actualmente. Su propietario el Sr. Luís Eduardo Pérez Rendil se vale de testaferro (actualmente el Sr. Gabriel Armas) para eludir responsabilidades.

Según Neyla Páez y José Rivas, directivos del sindicato, la empresa ha incumplido de manera permanente todas las disposiciones legales, habiendo graves deficiencias en materia de seguridad industrial de manera que han ocurrido accidentes laborales y los trabajadores padecen constantemente de afecciones causadas por la exposición a un ambiente insalubre y la ausencia de dotación de uniforme y dispositivos de seguridad (zapatos de seguridad, lentes, guantes, mascarillas, etc.), así como el incumplimiento en la creación del Comité de Higiene y Seguridad Industrial. Los trabajadores también acusan al patrono de no cumplir con las obligaciones tales como el pago al SSO, Paro Forzoso, Política Habitacional, etc. Adicionalmente, los trabajadores reclaman reivindicaciones de tipo salarial, puesto que el patrono mantiene un sistema de salarios bajos y prestaciones mínimas.

Los trabajadores se han organizado y lograron constituir y registrar un sindicato para conducir la lucha, han acudido a diversas instituciones entre otras el Ministerio del Trabajo, INPSASEL, quienes han hecho llegar a la empresa sus respectivos inspectores quienes han podido constatar la veracidad de las denuncias. También han acudido al Consejo Legislativo del Estado Aragua en donde se creó una comisión especial promovida por el diputado Alberto Mora, la cual se dedicará a hacer seguimiento a la preocupante acumulación de conflictos laborales en la Inspectoría del Trabajo del estado Aragua que se ha mostrado incompetente para solucionarlos.

En los meses que lleva el conflicto, los trabajadores han hecho intentos de llegar a una solución a través del diálogo. En un primer encuentro el Sr. Pérez Rendil alegó no estar al tanto de la situación planteada por los trabajadores pautándose un nuevo encuentro al cual no asistió él sino que se hizo representar por un abogado. Los trabajadores presentaron un pliego, pero tanto el patrono como el representante desaparecieron. Posteriormente se logró establecer nuevamente una mesa de diálogo que debió interrumpirse debido al tono fuertemente agresivo y ofensivo por parte del patrono.

Los trabajadores exigen el cumplimiento cabal de las obligaciones laborales por parte del patrono, incluyendo un ambiente laboral en condiciones óptimas. Todos los trabajadores coinciden en expresar su poca confianza en que el patrono cumpla las condiciones y temen que como siempre se burle de ellos y valiéndose de artimañas traslade nuevamente la empresa y, mediante testaferro, la haga aparecer como una empresa nueva, sin pasivos laborales. Tal fue el caso de la mudanza de Carabobo hacia Aragua. Basados en este convencimiento los trabajadores solicitan a las autoridades que se estudien casos como éste y que se promueva el proceso de expropiación que transfiera a los trabajadores la gestión de las empresas y se sancione a patronos como este, explotadores, tramposos e irresponsables.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');