Por una alternativa que reorganice la lucha sindical y defienda el empleo y los derechos

El pasado 6 de Mayo la multinacional Mitsubishi volvia a mostrar su desprecio absoluto por la vida, la salud y los derechos de los trabajadores. Tras convocar a los obreros para que asistieran a las instalaciones de la empresa a fin de escuchar una oferta de liquidación que quería presentarles en plena pandemia sin importarle violentar las normas de cuarentena del gobierno nacional y sin garantizar los protocolos de bioseguridad, colocando en riesgo la vida de los trabajadores que asistieron, los representantes de la empresa ni siquiera acudieron a la reunión que habían convocado.

Es inaceptable esta nueva agresión, burla y humillación. No se puede seguir permitiendo que esta multimillonaria trasnacional coloque nuestra dignidad por los suelos y que juegue con nuestras vidas y la de nuestras familias, y continúe descaradamente con sus fechorías.

MMC lleva años atacando a los trabajadores y saqueando los recursos del pueblo

Las trasnacionales Mitsubishi - Hyundai, en Venezuela se instalaron en 1990. Tras beneficiarse durante años de las divisas y ayudas concedidas por el estado venezolano, esta multinacional del sector automovilístico decidió cerrar su planta en Barcelona (Edo Anzoategui) , que se encuentra paralizada desde el año 2014, manteniendo todavia su registro mercantil como MMC Automotriz S.A y teniendo acuerdos desconocidos con el gobierno y el estado, que le permiten seguir accediendo a divisas para importar y vender vehículos Mitsubishi y Hyundai completamente ensamblados, aprovechando sus relaciones con una burocracia enemiga de los trabajadores.

Esta ensambladora presenta la misma crisis económica que tienen todos los monopolios automotrices en el mundo. En el pais forma parte de los seis grandes consorcios que se encuentran en las mismas condiciones productivas. MMC Automotriz s.a a diferencia del resto de las ensambladoras se ve periodicamente en eventos del gobierno nacional, recibiendo financiamientos supuestamente para su reactivación, lo cual no hemos visto y nos preguntamos: ¿Donde esta la supervisión del gobierno?, ¿Sera que el financiamiento es solo publicidad y el objetivo es otro, como la importación de vehículos ya ensamblados y la especulación de divisas?, ¿Donde quedamos los trabajadores, pagando la crisis creada por estos capitalistas y burócratas corruptos?

¡Basta de complicidad de la burocracia estatal y sindical con los empresarios!

Han sido 11 años de fuertes agresiones que la gerencia de ésta trasnacional ha lanzado contra los trabajadores, teniendo el apoyo de organismos policiales y bandas de delincuentes que han llegado a asesinar obreros en protesta, como fue el caso del año 2009. En estos últimos seis (6) años el maltrato ha sido descomunal, comprando a muchos funcionarios de las instituciones del estado para llevar adelante sus planes.

Los trabajadores señalan a diputados, concejales, ministros, jueces hasta la defensoria del pueblo, como los funcionarios y organismos que se han vistos envueltos en irregularidades que favorecen a la empresa, con el objetivo de blindar los despidos y renuncias obligadas de forma ilegal contra los obreros (por ahora han caido el 80% del personal). Los hombres y mujeres de MMC Automotriz, que se han formado en la lucha de clase durante el gobierno de Chavez y a pesar de todo este terror que siguen viviendo, han demostrado resistir heroicamente, quedando en la batalla unos 300 obreros, muchos de ellos exigiendo un trato justo, la reactivación de la empresa y la defensa de sus puestos de trabajo.

La gerencia nipona junto a la traidora burocracia sindical y política, en su desespero por terminar de aniquilar a los trabajadores - y la magnifica experiencia de organización colectiva, así como la expresión de las tradiciones obreras en la lucha contra los explotadores capitalistas -, en las pasadas semanas del mes de abril estos enemigos de los obreros retomaron sus acciones, realizando llamadas telefonicas directamente a las casas de los trabajadores, para ofrecerles la miseria de 120$ (en bolívares) por años a cambio de renuncias voluntarias. Esta migaja de 10$ mensuales representa menos de un 1$ por día. Mientras que durante las ocho horas diarias de trabajo los obreros llegaron a producir para esta ensambladora más de 80 vehículos por día, a lo que se suman beneficios del estado como las exoneraciones de impuestos, subsidios en autopartes del vehículo, suministro de gasolina gratis, entrega de divisas (dólares) que se fugaron del país. Actualmente, como deciamos al principio de este artículo, la empresa -con el apoyo de esos funcionarios corruptos a su servicio- ha conseguido la importación de vehículos ya ensamblados. No le ha bastado con esto y siguen intentando aprovecharse del desespero y las necesidades económicas que perturban la conciencia de los trabajadores, acosandolos y generando incluso conflictos familiares.

La trasnacional intenta evadir pagar las deudas por incumplimientos de la convención colectiva 2014-2016, más los años en curso hasta la fecha, para darle una patada a la resistencia y conquistas que arrancaron con la lucha los obreros durante años a los Orgánismos como la Inspectoría de trabajo, que ha tenido secuestrada por más de un año una providencia administrativa que ordena el pago de las deudas a los trabajadores. O del tribunal laboral, que no puede negar los derechos a los trabajadores pero se ha mostrado totalmente incapaz de obligar a la trasnacional a cumplir esos derechos. Lo que si hacen estas instituciones cediendo a la presion de la empresa es sabotear, ocultar información, desmejorar o desvirtuar los beneficios y conquistas laborales colocando a los obreros a vivir un viacrucis.

¡Salvar los empleos y derechos reorganizando el movimiento sindical sobre bases revolucionarias!

Debemos prepararnos y plantearle a nuestros dirigentes o voceros decidir construir una real alternativa de organización y unidad de todos los trabajadores tanto activos e inactivos. Como parte de esta alternativa es necesario renovar la directiva de SINTRAUTOVEMMC y reconstruir la organización de los trabajadores basandose en la participación de todos en la toma de decisiones mediante asambleas democráticas, creando grupos o comités para la profundizar la lucha, constituidos por 10 ó 20 trabajadores, sin burócratas, ni caudillos.

Los dirigentes sindicales deben estar sometidos a una estructura colectiva de participación de todos los trabajadores, que luche por solucionar las condiciones de improductividad que vivimos y el miserable salario que cobramos. Necesitamos hacer una asamblea de trabajadores dónde se elabore un plan para tomar acciones contundentes, hay que reflexionar que solos no podemos enfrentar a este monstruo con patas de barro. Si MMC Automotriz, cuenta con el apoyo del estado y la burocracia del gobierno, nosotros debemos buscar el apoyo de nuestros hermanos de clase, los obreros que luchan por los mismos derechos que nosotros en otras empresas, empezando por el movimiento obrero y popular de Barcelona y del Edo. Anzoátegui y continuando con el resto de compañeros y compañeras de empresas del sector automotriz, que viven situaciones similares.

Es urgente reconstruir en cada empresa y sector el movimiento sindical sobre bases democráticas y con un programa y plan de lucha anticapitalista y antiburocrático. Solo así podremos dar un cambio a la situación actual de retrocesos que estamos sufriendo y poner los cimientos para construir una fuerza de los trabajadores a nivel local, estatal y nacional que permita organizar una respuesta unificada al desastre económico y social que estamos sufriendo.

¡Ni un cierre más de empresas o despidos! ¡Reactivación productiva de la empresa y recuperación de los puestos de trabajo!

¡Pago inmediato de las deudas laborales a los trabajadores por parte de MMC y las de otras empresas en situación similar!

¡Por un salario por encima del valor de la canasta básica!

¡Respeto a la organización y derechos democraticos y sindicales de los trabajadores!

¡Construyamos un movimiento sindical democrático, asambleario y combativo!

¡Por la garantía de los derechos laborales y sociales, gestion directa de las empresas en mano de los trabajadores!

¡Solo el pueblo, salva al pueblo!

¡Solo la clase obrera, salva a la clase obrera!

¡Unidad de todos los trabajadores para luchar por nuestras reivindicaciones de clase!


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');