La confrontación ha agudizado la lucha política y demandamos del gobierno someter, sancionar, a los empresarios y a la banca y no desviar e impedir las luchas de los trabajadores contra el poder económico e imperial. De la confrontación contra la burguesía y su oposición política criminal está quedando una lección para los movimientos populares. No puede haber conciliación, no podemos tener vacilaciones, hay que apropiarse de la producción y distribución de alimentos, comunicaciones, energía, etc. ¡¡Todo el poder económico y político para los trabajadores!!

Es el caso de la empresa de autopartes M.C.M. MANUFACTURA DE CUERO MACUSA C.A, de Barcelona, estado Anzoátegui, que tiene como aliado a la jefa de la Inspectoría de Barcelona ,Yeni Velásquez, quien dice recibir órdenes del Director Regional, Rusbel Rondón, y el apoyo del diputado de la ANC Franklin Rondón, los cuales parecen estar saboteando las líneas económicas en el Sector Automotriz y Autopartes que el Presidente Nicolás Maduro anunció semanas pasadas.

El pasado 07 de diciembre del 2018, se realizó un supuesto reenganche de trabajadores de MACUSA, ejecutado por la inspectora jefa Yeni Velásquez, incumpliendo el debido proceso legal como establece el artículo 425 de la LOTTT, ya que la empresa se encuentra totalmente cerrada desde el año 2017, sin funcionamiento administrativo, sólo con un vigilante. La funcionaria del Ministerio del Trabajo (MINTRASS) ,por medio de una llamada telefónica (algo nunca visto) ejecuta el reenganche, dejando a los trabajadores en un espacio insalubre, a la intemperie, imponiéndoles la obligación de asistir a la instalaciones a pesar de todas estas irregularidades, donde no existe responsable administrativo, ni legal con el cual dejar constancia de asistencia, lo que ya fue reseñado en las página de Aporrea e Izquierda Revolucionaria – El Militante [1].

Motivado a esta situación deplorable que no se merecen los trabajadores, decidieron introducir el día 27 de diciembre del año 2018 una solicitud de Verificación de reenganche para dejar constancia que el procedimiento presenta irregularidades; no cumplió con los parámetros legales; no se les dejo en su puesto de trabajo, porque no está funcionando, ni produciendo la empresa y mucho menos hay personal administrativo. Tampoco hay en la empresa personal de seguridad laboral que les garantice la higiene y salud en el trabajo, lo que consideran puede ser un alto riesgo de seguridad, recordando además que el MINTRASS tiene la responsabilidad de garantizar un trabajo digno y la vida de los trabajadores.

La respuesta que se ha recibido es que el patrono introdujo el 18 de diciembre del 2018 una SOLICITUD DE AUTORIZACIÓN DE DESPIDO en contra de cinco (5) trabajadores, incluyendo un directivo sindical, por el supuesto motivo de inasistencia injustificada al trabajo. La inspectora jefa, Yeni Velásquez, declara el procedimiento como ADMITIDO el 20 de diciembre del 2018, quedando registrado bajo el N° 003-2018-01-01293. Los trabajadores se preguntan cómo es posible que, estando abierto un procedimiento de verificación de reenganche, se puede admitir una solicitud de autorización de despido en contra de ellos.

Con esta política de la burocracia agrediendo a los trabajadores, siguen minando con más fuerza la credibilidad en la Revolución Bolivariana. La corrupción y la ineficiencia del poder político se imponen contra el pueblo trabajador. Posiblemente a esta delincuencia institucional no se le considere escuálida, sino patriota. Los trabajadores dejan en evidencia un audio de voz [2] donde el propio Director Regional, Rusbel Rondón, les propone renunciar a sus luchas por una “buena liquidación laboral”.

Por esta razón es que los trabajadores de MACUSA proponen que, para acabar con la corrupción y la ineficiencia de la burocracia, los trabajadores debemos imponer nuestra política y exigir la aplicación inmediata de medidas revolucionarias que sólo lograremos si luchamos por organizarnos, formarnos y movilizarnos. Estas medidas son:

1.- Revocalibilidad y elegibilidad inmediata de los inspectores e inspectoras jefas del MINTRASS mediante el poder originario de la asamblea de trabajadores y trabajadoras.

2.- Los funcionarios que sean electos deben rendir cuenta cada 3 meses de su gestión a los trabajadores, estar dispuestos a la rotación y tener un salario igual al trabajador de mayor calificación de cargo.

Conn estas medidas podremos la clase trabajadora implementar un verdadero control y vigilancia para evitar el sabotaje sistemático de la burocracia y los capitalistas.

La resistencia que mantienen los 14 trabajadores de los 170 que forman parte de la empresa MACUSA es sorprendente. El pasado 14 de Marzo se cumplieron 5 años de lucha por su estabilidad laboral y por preservar el proceso social del trabajo, pero la realidad es que nos hemos topado con los verdugos del estado burocrático que funciona en beneficio de los capitalistas. Sin embargo, mantienen la convicción de dar un salto cualitativo y en ese sentido le hacen un llamado a la solidaridad activa, a la construcción de nuestra fuerza política revolucionaria con trabajadores de distintas empresas, a los concejos comunales y comunas para revertir esta situación y tener la propiedad colectiva del aparato productivo, energético y comunicacional del país, con el objetivo de cubrir las necesidades del pueblo.

NOTA:

[1] http://www.izquierdarevolucionariave.net/index.php/venezuela-b/11098-ministerio-del-trabajo-repite-extrano-procedimiento-de-reenganche-a-trabajadores-de-la-empresa-macusa

[2] AUDIO rus2b2.mp3


window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-148771171-1');