“Hay que luchar contra el capitalismo. Por eso yo soy de Izquierda Revolucionaria”

Tras los últimos cuatro años de ataques salvajes a la educación pública, el pasado 29 de julio el Consejo de Ministros del gobierno en funciones del PP aprobaba el decreto para la entrada en vigor de las reválidas franquistas. El Sindicato de Estudiantes comenzaba el curso anunciando su respuesta en la calle con una huelga general en los institutos de todo el Estado y manifestaciones el 26 de octubre. Entrevistamos a su secretaria general, Ana García.

El Militante.- Llevamos cerca de un año sin que se haya podido formar gobierno. No obstante, los ataques continúan y amenazan con profundizarse. ¿Cómo valoráis esta situación y cuál crees que es la salida a este impasse?

Ana García.- Durante muchos meses la esperanza de millones de personas ha estado puesta en poner fin al gobierno del PP por la vía electoral, y que esto significase un cambio real en la dramática situación que estamos viviendo la gran mayoría de las familias. De hecho, el resultado de las elecciones del 20 de diciembre abrió la posibilidad de que se formara un gobierno de la izquierda con un programa que pusiera fin a los recortes. Esta opción fue torpedeada por la dirección del PSOE. Como estamos viendo en estos últimos días, quien manda realmente en el PSOE es Felipe González, que representa a la banca y a las grandes empresas.

Por otro lado, la irrupción de Podemos fue producto de la rebelión social que se produjo en las calles en los últimos años, y ese es el camino por el que tenemos que seguir. Sin embargo, en el último año, los dirigentes de Unidos Podemos han relegado la movilización a un segundo plano. Nosotros pensamos que eso es un error. Ha sido la lucha en las calles la que nos ha hecho arrancar cada pequeña conquista, haciendo imposible que el gobierno impusiese toda su agenda de recortes. Ahí radica nuestra fuerza y es en lo que tenemos que basarnos.

La única forma de solucionar nuestros problemas es cambiar el sistema que nos gobierna: hay que luchar contra el capitalismo. Por eso yo soy de Izquierda Revolucionaria, una organización en la que apostamos no sólo por defender la educación pública, sino por transformar de arriba a abajo la sociedad. Por acabar con el dominio de esa minoría ínfima que, hoy por hoy, decide sobre el futuro de millones de personas condenándolas al paro y la miseria y sustituirla por un sistema realmente democrático, donde toda la riqueza generada por los trabajadores esté al servicio de la mayoría, garantizando unas condiciones dignas para todos. No es verdad que no haya recursos o riqueza suficiente para hacerlo. Lo que ocurre es que esa riqueza nos es arrebatada por la dictadura del 1%, la dictadura de los Botín, de los Junker, de la troika: la dictadura del gran capital.

EM.- El 27 de septiembre acudisteis a una reunión convocada por el ministro de Educación, en una ronda realizada con las organizaciones de la comunidad educativa. ¿Qué mensaje le transmitisteis? ¿Cuáles son vuestros planes este curso?

AG.- Realmente esa reunión con el ministro sólo tenía un objetivo por su parte: intentar aparecer como gente dialogante, poder “hacerse la foto” con nosotros, mientras sigue aplicando ataques devastadores contra la enseñanza pública, en una muestra evidente de hipocresía. Nuestro mensaje fue contundente. Hicimos una declaración recordándole los frutos de su política privatizadora, y que frente a ello vamos a organizar y movilizar a la juventud en la calle; y nos levantamos de la mesa.

Tenemos muy claro que echar atrás las reválidas franquistas impuestas por el PP, y todos sus recortes a la enseñanza pública no lo vamos a lograr en ningún despacho, ni con ninguna votación en el parlamento, si no va acompañado de una movilización social masiva y contundente en la calle. Por eso, ya cuando el Consejo de Ministros aprobó el decreto de las reválidas en pleno verano, nos pusimos en contacto con la Plataforma Estatal por la Escuela Pública, en la que están presentes las principales organizaciones de la comunidad educativa: CCOO, UGT, STES por parte del profesorado, CEAPA por parte de los padres y madres y nosotros por parte de los estudiantes. Les planteamos la necesidad urgente de comenzar el curso luchando y, más en concreto, les propusimos una huelga general educativa para el 26 de octubre.

Nuestro llamamiento ha tenido un efecto importante. Hay una enorme preocupación y una gran indignación por lo que supone este ataque. Por el momento, CEAPA, se ha sumado a la convocatoria de huelga. Es decir, que los padres y madres no llevarán a sus hijos a clase ese día, extendiendo así la huelga a primaria e infantil. Los sindicatos del profesorado no han convocado huelga por el momento, aunque han dicho que la apoyan y saldrán con nosotros a las manifestaciones. Pensamos que es urgente que los dirigentes de CCOO, UGT y STES rectifiquen su posición y llamen también al profesorado a la huelga. No hay ninguna justificación para no responder con la huelga al mayor ataque a la educación pública desde la caída de la dictadura. Tal y como nos está demostrando la actitud de nuestros profesores, ellos están con nosotros. Sus dirigentes deben escucharles y poner todos sus medios para garantizar una gran huelga educativa de toda la comunidad educativa. Algo que puede poner contra la espada y la pared al gobierno en funciones y a todos los que defienden una educación sólo al alcance de las familias adineradas. Todos juntos, podemos ganar esta batalla.