Economía

Diez años después del inicio de la gran recesión, los desequilibrios de la economía capitalista mundial se han hecho tan profundos que ninguna de las medidas adoptadas por los diferentes gobiernos ha servido para impulsar una fase de crecimiento vigoroso y estable.